¡Comparte en tus redes sociales!

La primera temporada cumple presentando el universo de personajes y nos deja con ganas para la próxima

Si alguien llega a Titanes buscando la adaptación de los cómics Titans, o una versión de las series animadas The Teen Titans o Teen Titans Go, puede que se sienta decepcionado después de ver el primer episodio de la serie de DC Universe que nos ha traído Netflix. Eso es, al menos, lo que dicen algunos de los que conocen estas obras previas.




No es mi caso, porque no he visto ni leído nada de este universo. Y empiezo zanjando este asunto, porque suele ser un tema sensible siempre que alguien se atreve a hablar de una serie de superhéroes sin conocer las grapas originales, los tomos publicados y otras series producidas.

Para explicar cuál es el tono de la serie, diré que Titanes es oscura como las pelis de DC, pero que sus personajes no son unos intensos; son miserables, pero no están hundidos en la miseria. Es una línea fina, pero es muy importante. Titanes se parece más al universo de The Defenders de Marvel que al de las series de DC en la CW. Aunque no lo sea, parece una serie del universo DC creada por Netflix.

  • También te puede interesar:

Supongo que, teniendo a Robin como el personaje más conocido para el público general, era un peligro que la sombra de Batman estuviera siempre presente. Tal vez se pensó que era un riesgo que el espectador pensara que ésta era una serie de personajes de segunda y tercera fila que dependería de que Bruce Wayne apareciera en algún momento. Y no ha sido así.

Aunque me atrae la violencia en la ficción, y la mayoría de las veces suelo apartar la mirada de la pantalla, había algo en la propuesta descarada de este Robin, personaje que solo conozco por las pelis de Batman de los 90, con la cara salpicada de sangre después de atacar como un psicópata a los malhechores que me hizo dejar de mirar la serie de reojo.

El Fuck Batman! que tanta polémica generó desde el trailer no define a la serie, define a Dick Grayson y su relación con Bruce Wayne. Pero no es Robin lo más importante; durante sus once episodios nos presentan una colección de personajes variados y curiosos, que sobre el papel imagino que podrían sonar un poco ridículos, pero que aquí, a pesar de que el desarrollo de sus arcos no haya sido el fuerte de Titanes, consiguen despertar y mantener nuestro interés.




Mi preferida es Kory (Starfire). Dejaré al lado algunas quejas porque el color de su piel no es el mismo con el que la habían dibujado en los cómics: dorado. No es que la serie no sea fiel a los cómics ¡es que un personaje ficticio de un planeta ficticio! Bueno, ya lo he dicho. Lo importante, Kory. Su escena de presentación es de 10 y también la forma en la que nos van revelando la información, porque es su punto de vista. Lo mejor de su personaje es esa seguridad en sí misma y en lo que puede hacer aunque no recuerde quién es. Podrían haber jugado la carta opuesta.

Rachel (Raven) tiene el personaje más desarrollado después del de Dick. Es el que genera más intriga desde el principio y es el motor de la trama de la primera temporada; lo que une al equipo. El misterio de su origen (para los que no conocemos la historia) y su lucha por controlar su lado oscuro mantienen el interés. Rachel, en muchas ocasiones, no puede evitar tener la edad que tiene y eso puede hacernos gritar a la pantalla, pero lo aceptamos porque forma parte de la diversión.

Gar (Beast Boy) ha tenido poco que aportar en esta temporada y veremos cómo cambia esto en la segunda, porque su poder es el menos fácil de incorporar en cualquier situación y se hace repetitivo. Además de que es donde más se resiente el uso de CGI. Su entrada en el grupo fue un poco porque sí, solo para justificar que en esta serie se presente el spin-off de Doom Patrol.

A quien espero volver a ver es a Donna Troy (Wonder Girl), mi segundo personaje favorito de la temporada. Como contrapunto a Robin me encantó y quiero saberlo todo sobre ella. También fue interesante conocer a Down (Dove) y Hank (Hawk), pero, especialmente, a los miembros de la Familia Nuclear; verlos en acción, con esa introducción que parecía un flashback, causó totalmente el efecto buscado.

Esta primera temporada estuvo mucho más centrada en la trama que en el desarrollo de personajes. Nos mostraron de ellos lo justo para interesarnos, pero aún falta que nos involucremos a un nivel más emocional. Supongo que es solo cuestión de tiempo. Teniendo en cuenta todas las presentaciones que tenían sobre la mesa, no han hecho un mal trabajo, y han conseguido lo más importante: entretenernos. Aquí me tendrán para la próxima entrega.




(Visited 84 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *