¡Comparte en tus redes sociales!

La caravana de hondureños ha dividido las opiniones: algunos aseguran que deben transitar libremente por México y tenderles la mano, y otros que hay que evitar su paso por el “alboroto y problemas que causan”.

La realidad es que como sucede con todas las personas de todos los países, existen hondureños buenos y malos: unos que solo desean llegar a su destino y se comportan de manera pacífica, y algunos que aprovechan para asaltar o cometer fechorías. No se puede generalizar ya que existen diferentes clases de individuos.




Sin embargo, también hay unos que “piden les den la mano pero se quieren agarrar del pie”, y no solicitan, exigen la ayuda del gobierno mexicano como si fuera una obligación.

Hace poco se viralizó el video de una centroamericana que de forma grosera y altanera le exige al gobierno camiones para ya no caminar y llegar a la frontera de forma rápida. Lo malo no es pedirlo, sino que pareciera que el gobierno les debe un favor y deben cumplirlo.

Y ahora se ha vuelto popular otras grabaciones en donde una hondureña de hombre Miriam Celaya, se queja que el gobierno mexicano le regaló frijoles y tortilla para comer, considerando que ese alimento “es para puercos”, y así los están tratando al darle dicha comida:

“Yo se que no es a fuerzas que le den de comer a uno, pero la verdad la comida que estan dando aquí es fatal, mire lo que estan dando (saca un plato), puro frijol molido como si les estuvieran dando de comer a los chanchos (puercos), y la verdad pues ni modo, hay que comerse esa comida porque si no nos morimos de hambre”, comentó la indignada mujer.

Y es que ni siquiera hay que morirse de hambre, basta con llegar un día borracho a las 4 de la mañana y ver que no hay nada en la casa de comer para valorar un buen taco de frijolitos con sal, y más los migrantes que (como dicen varios comentarios) el gobierno por lo menos les esta regalando dicha comida, cuando no es obligación de nadie dárselas.




(Visited 1,022 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *