¡Comparte en tus redes sociales!

El teporingo o zacatuche es considerado el conejo más pequeño de México, y la falta de su rastro de manera endémica hace pensar a los especialistas que se ha extinto.

Su extinción representa un impacto irremediable en la fauna endémica porque era una especie exclusiva de México, y para los biólogos la ausencia de esta especie en el bosque del Xinantécatl representa, además de la pérdida de fauna endémica, un llamado de atención a la humanidad ante la falta de conservación de su hábitat.




Desde 1996 se consideró en peligro de extinción y diversas investigaciones realizadas en la década de los 80, 90 y la primera del siglo XXI ya apuntaban a su desaparición.

Pero fue hasta el 2003 que el biólogo Ceballos González, académico de la UNAM ya lo había considerado extinto del Nevado de Toluca.

Si el teporingo o zacatuche como también se le conoce se ha extinto, las nuevas generaciones no podrán a al conejo más antiguo de México, del cual se tiene un registro de hace 20 mil años.

De acuerdo con el portal UNAM Global los comuneros, ambientalistas y gobierno concuerdan en que la pérdida de especies como el conejo Teporingo es señal de que la zona forestal va a la baja.

La bióloga Esther Quintero de la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad, advierte que con esta pérdida “se pierden funciones en el ecosistema que hacen que haya un efecto de cascada, en el que al no haber una parte de ese ecosistema empieza a haber un chorro de problemas asociados a su falta”.




(Visited 116 times, 2 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *