¡Comparte en tus redes sociales!

México el país donde si eres pobre te meterán en la cárcel por años, pero si eres alguien con el dinero suficiente puedes salir en días y con tus millones robados.

Aunque el ex Gobernador priista Javier Duarte desfalcó, desvió y lavó más de 61 mil millones de pesos del erario de Veracruz, podrá salir de la cárcel en 3 años, además de pagar una multa de 58 mil 890 pesos.




Javier Duarte de Ochoa, se declaró culpable de haber cometido asociación delictuosa y lavado de dinero en su carácter de autor material, razón por la que un juez federal lo condenó a pasar 9 años en prisión en el Reclusorio Norte, con oportunidad a disminuir la pena, y al pago de 58 mil 890.60 pesos de multa.

Además, el juez lo amonestó para que evite reincidir en la comisión de algún delito y le suspendió sus derechos políticos y civiles por el tiempo que dure en prisión.

Duarte deberá entregar sólo 21 terrenos y 20 propiedades -de las 90 que posee en total– porque son las que las autoridades lograron comprobar que fueron compradas por él y sus prestanombres.

De acuerdo con la Ley Nacional de Ejecución Penal, Duarte podrá solicitar su libertad bajo supervisión cuando cumpla la mitad de sus nueve años de condena.

Ese tiempo incluye el año y 5 meses que lleva preso, por lo que estará en posibilidad de pedir ese beneficio dentro de tres años y un mes. La decisión de concederlo tocará a un juez federal.

LOS DESFALCOS MILLONARIOS DE JAVIER DUARTE.

El desvío de fondos federales durante la administración de Javier Duarte, durante su sexenio, asciende a 61 mil millones de pesos (mdp), monto histórico en lo que va de los malos manejos en México.




La Auditoría Superior de la Federación (ASF), indicó, además que durante el mandato del ex gobernador, actualmente preso, se detectaron un total de mil 741 irregularidades de distinto tipo que corresponden a malos manejos de recursos superiores a los 70 mil mdp.

De acuerdo con el Informe Especial de la ASF, se realizaron más de 220 auditorías en el periodos de 2011 y 2016, en el que se detalla que Duarte de Ochoa incurrió en retención de subsidios a municipios, traslado de partidas completas a cuentas desconocidas, subejercicios, falta de comprobación del gasto, simulación de devoluciones de dinero faltante, entre otras estrategias.

Detalladamente, el desfalco fue así:

  • 21 millones de pesos, desaparecieron sin ser devueltos.
  • 36 mil millones de pesos tampoco aparecen o han sido aclarados.
  • 4 mil 770 millones desaparecieron, aunque la administración duartista simuló que los devolvía.
  • 13 mil 600 millones fueron trasladados de cuentas autorizadas a distintas cuentas, sin ser devuelto.
  • 15 mil 600 millones se reportaron como invertidos en rubros para los que no se otorgaron pruebas.
  • Cerca de 9 mil 600 millones fueron transferidos a municipios cuando estaban etiquetados para otros gastos; pero además, parte de estos recursos, fueron retenidos por la Secretaría de Finanzas de manera ilegal.
  • 14 millones 755 mil pesos, se pudieron recuperar por intervenciones oportunas de los auditores.

Aunque el mal manejo de recursos es un común denominador, el caso de la administración de Javier Duarte es atípico por los altos montos de los recursos faltantes.

“El gobierno de Duarte nos decía que ocupaba el dinero para gobernar, es decir, para cubrir otras necesidades urgentes. Eso está mal pero es algo que sucede. Lo raro es que en Veracruz, a diferencia de otros estados, la mayor parte del dinero nunca era devuelto ni comprobado (…) es dinero que está desaparecido y que seguramente ya no se encontrará”, dijo a Animal Político un funcionario de la ASF.

Para ponerlo en proporción: el segundo estado con el mayor monto observado por la auditoría es Nuevo León con nueve mil 800 millones, casi diez mil millones menos que Veracruz.

Aunque el desvío es obvio en el caso de Veracruz, de las 65 denuncias que ha presentado la ASF, hasta ahora ni una sola de las averiguaciones y carpetas de investigación, han sido consignadas a un juez y tampoco hay funcionarios castigados por ello. Es decir, la desaparición de recursos, permanece impune.




(Visited 269 times, 2 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *