¡Comparte en tus redes sociales!

Cuando agentes policiales irrumpieron en la vivienda, se percataron de lo que en realidad pasaba.

La llamativa confusión ocurrió en un barrio de Albacete, España, cuando un niño de 8 años llamó a emergencias y asustado pedía ayuda por los gritos de sus padres, quienes únicamente tenían intimidad.




Aparentemente, el niño se despertó de madrugada alertado por el ruido.

El pequeño, asustado y pensando que alguien estaba haciendo daño a sus padres llamó al sistema de emergencias 112 y pidió ayuda.

El operario que atendió la llamada comentó: “nos pareció raro, pero estaba muerto de miedo y es cierto que se oían gritos a través del teléfono, así que mandamos una patrulla para solventar lo antes posible el presunto delito”.

Cuando irrumpieron en la vivienda, los agentes se percataron de lo que en realidad pasaba.



(Visited 666 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *