¡Comparte en tus redes sociales!

Una aterradora historia que ninguna madre debería exprimentar

Rosita Feliciano, miembro del Colectivo de Familias de Desaparecidos Córdoba-Orizaba A.C., participaba junto con su hija María Estefanía en tareas de búsqueda marchas, plantones, reuniones con autoridades y activistas, exploraciones para localizar a María Virginia.




Sin embargo, el pasado miércoles, sujetos desconocidos a bordo de una motocicleta le dispararon cuando regresaba de haber ido a traer a sus hijos a la escuela.

Una doble desgracia vive una madre de familia, quien en seis años perdió a sus dos hijas, una desaparecida en el año 2013 y otra ejecutada a balazos frente a sus hijos en céntricas calles de la ciudad.

Rosita Feliciano perdió a su primera hija, María Virginia en el año 2013, cuando salió de su hogar y nunca más volvió a saber de ella.

María Virginia fue una de las 279 mujeres veracruzanas que hasta ese año formaban parte de la lista de personas desaparecidas de la Procuraduría General de la República (PGR).

Desde ese entonces, empezó el calvario para Rosita y sus familiares, quienes empezaron a peregrinar en busca de la joven.

ALVARADO, VERACRUZ, 19MARZO17.- El número de cuerpos encontrados en las fosas de Arbolillo, en este municipio, es mayor a 12, informó Jorge Winckler, Fiscal General del Estado, en el cuartel militar de La Boticaria.
FOTO: ILSE HUESCA/CUARTOSCURO.COM

SOLIDARIDAD DEL COLECTIVO CON LA FAMILIA

El crimen de la joven María Estefanía provocó no sólo el repudio de la sociedad cordobesa, por la “ola” de inseguridad que azota a la ciudad, sino también de grupos activistas, como el Colectivo de Familias de Desaparecidos A. C., al que pertenece la madre de la víctima.

VERACRUZ, VERACRUZ, 30MARZO2017.- Uno de los buscadores del Colectivo Solecito de Veracruz encaja una varilla de dos metros en el piso, para olerla e intentar localizar fosas clandestinas en el predio de Colinas de Santa Fe, donde hasta el momento se encocoraron 257 créanos humanos en 125 fosas, lo que la convierte en el enterramiento clandestino más grande de Latinoamérica.
FOTO: ERNESTO ÁLVAREZ /CUARTOSCURO.COM

Araceli Salcedo, vocera del colectivo, en un mensaje difundido en redes sociales, expresó el apoyo y solidaridad del grupo hacia los afectados.

“Uno de los dolores más grandes y profundos que a las madres nos pueden suceder es, sin duda, la muerte de una de nuestras hijas, de uno de nuestros hijos”, expuso de entrada.

Luego, señaló que “es por ello que hoy, los miembros del colectivo de Familias de Desaparecidos Córdoba-Orizaba A. C., deseamos abrazar fuertemente, con hermandad, con el corazón y con el alma, a nuestra compañera Rosita Feliciano, pues a su pena por la desaparición de su hija María Virginia Ríos Feliciano, se le suma, lamentablemente, la muerte de su también hija María Estefanía Ríos Feliciano, con quien tuvimos oportunidad de convivir en algunas ocasiones en las que acompañó a nuestra compañera a marchas y actos de visibilización por nuestros desaparecidos”.



(Visited 1,341 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *