¡Comparte en tus redes sociales!

La actriz murió a los 69 años y será recordada por compartir créditos con Christopher Reeve en la saga del superhéroe en las décadas de 1970 y 1980.

Margot Kidder , conocida por interpretar a Luisa Lane en Superman, murió ayer, a los 69 años, en su casa de Livingstone, Montana.

La actriz comenzó su carrera en su Canadá natal pero pronto se mudó a Los Ángeles. Allí comenzó a trabajar en televisión, en series como The Mod Squad. A principios de los 70, la casa que Kidder compartía en Malibú con su amiga Jennifer Salt, hija del guionista Waldo Salt, se convirtió en el epicentro de reunión del grupo de jóvenes directores que revolucionaron Hollywood en esos años. Steven Spielberg, Martin Scorsese, la pareja de productores compuesta por Juila y Michael Phillips ( Taxi Driver), Richard Dreyfus, Walter Hill, entre otros, eran algunos de los habitués de la casa en la playa, en donde no faltaban las intrigas amorosas, ni las drogas.



“El consumo de drogas produjo un montón de ideas pantanosas pero también muchos pensamientos creativos y, lo que es aún más importante, la posibilidad de derribar barreras personales y lo ridículo del orgullo y el tener una personalidad pública falsa -cuenta Kidder en el libro Easy Riders, Raging Bulls, de Peter Biskind-. Si no hubiese sido así ninguno de nosotros hubiéramos podido desarrollar nuestros talentos. Pero Steven Spielberg no consumía drogas, ni Brian (De Palma) y Marty (Scorsese) tampoco lo hacía hasta después cuando se metió en problemas con la cocaína. Los directores que terminaron siendo exitosos protegían mucho su cerebro”.

En ese grupo que solía divertirse en la casa de la playa también estaba Brian De Palma, quien mantuvo una relación romántica con Kidder y le dio su gran oportunidad ofreciéndole un papel en su película Hermanas, en la que también trabajó Salt. Su actuación en Hermanas le abrió puertas y en los años siguientes trabajó en películas como The Great Waldo Pepper, junto con Robert Redford; y el clásico de terror Aquí vive el horror, de Stuart Rosemberg.

El papel que la haría famosa en todo el mundo llegó a fines de los 70. Kidder parecía haber nacido para interpretar a Luisa Lane, la periodista que enamoró a Superman, con la combinación de una belleza clásica de pelo castaño y ojos claros con la cualidad de reflejar un espíritu determinado a conseguir lo que se propone. La química con Christopher Reeve, quien encarnó al superhéroe en el film de Richard Donner, hizo posibles escenas inolvidables como el vuelo nocturno de la pareja central sobre Manhattan. La actriz interpretó a Lois en las cuatro películas que se hicieron durante los 80, también protagonizadas por Reeve, y se transformó en todo un ícono.

La carrera de Kidder llegó a su punto más alto con Superman. La actriz, que estuvo casada tres veces y tuvo una hija, sufrió un colapso nervioso en 1996, tras haber quedado en bancarrota y llegó a estar sin hogar. Luego fue diagnosticada con trastorno bipolar y pudo recuperar su carrera, dedicándose a hacer papeles chicos en series televisivas, como The L Word, Smalville y La ley y el orden: Unidad de víctimas especiales, y obras de teatro, como Monólogos de la vagina. Su último trabajo fue en el film The Neighborhood, estrenada en 2017 en los Estados Unidos. Además de su carrera, los últimos años de su vida estuvieron marcados por el activismo político.



(Visited 38 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *