¡Comparte en tus redes sociales!

EL BEBÉ ESTUVO A PUNTO DE MORIR DEVORADO POR LAS HORMIGAS

Era una mañana como cualquier otra para Charmaine Keevy, una residente de 63 años de Port Elizabeth, en Sudáfrica. Paseaba a su perro salchicha por las mismas calles que habitualmente lo hacía hasta que un ruido extraño alteró a su mascota y su vida cambió.




La mujer, ante la insistencia del animal, caminó hasta donde provenía el extraño ruido y se encontró con una tapa de alcantarilla. Desde su interior se escuchaban unos gemidos tenues, pero antes de marcharse decidió averiguar si algo estaba en problemas.

La dueña de un negocio de banquete pensó que era un gatito atrapado, pero cuando regresó de su auto con una barra de fierro para levantar la tapa, descubrió una imagen que le partió el corazón: había un recién nacido desnudo y casi sin vida. La mujer pidió ayuda y recibió el apoyo de Cornie Villjoen, un motorista de 60 años que pasaba por el lugar.

La pareja decidió sacar al recién nacido desde la cámara de desagüe, no sin antes registrar con la cámara de su celular las condiciones en las que lo encontraron, para aportarlos como medio de prueba. Lo que vieron cuando bajaron tampoco fue alentador, el bebé estaba con los signos vitales muy bajos y cubierto de hormigas rojas, una especie conocida como Hormigas de fuego que son más agresivas y que provoca dolorosas picaduras.

El hombre se metió a la cámara para sacar el bebé y tuvo que luchar con el pequeño espacio y las hormigas que subían por sus piernas y lo mordían.

“No sabía si el bebé estaba herido, pero lo tomé con mucho cuidado y suavemente porque era tan pequeño. Sólo quería sacarlo de ahí porque sabía que necesitaría ayuda urgente”, dijo el hombre.

“No sé como alguien pudo hacer algo como eso, sólo pensaba lo agradecido de poder haber salvado su vida”, agregó tras recordar que mientras sacaba al pequeño, la mujer en la superficie llamaba a emergencias.

Hasta el lugar llegaron equipos de rescate, quienes inmediatamente trasladaron al recién nacido a un hospital, donde llegó con graves síntomas de hipotermia.

El cordón umbilical todavía estaba en su lugar, por lo que la policía cree que la madre tuvo al bebé y lo lanzó a las tuberías.

La historia que tuvo en vilo al país y que indignó a miles de personas en el mundo, dio un giro positivo, luego que el mismo rescatista confirmara por medio de una imagen de que la bebé se está recuperando.




“Ella no está fuera de peligro pero está respirando por si misma y las enfermeras creen que lo logrará”, dijo el sujeto. El equipo médico que atiende a la niña le dio un nombre, Grace April, y para todos su rescate no es otra cosa que un milagro.

(Visited 69 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *