¡Comparte en tus redes sociales!

Las notificaciones de los celulares, sus colores, el movimiento del pulgar o el índice hacia arriba y abajo, todo tiene una idea detrás: no abandones el celular, tú eres el producto.

Todos hemos escuchado lo importante que es nuestro tiempo. Nuestro tiempo vale dinero, genera dinero, es nuestro y por lo tanto decidimos cuánto, cuándo y de qué manera utilizarlo. Pero su valor es muchísimo más grande de lo que creemos en la era de los servicios gratuitos en la que nosotros somos el producto.




Las compañías de tecnología requieren de nuestro tiempo, requieren de nuestros ojos y nuestros dedos, o palabras para generar interacción y mostrar a los inversionistas que tienen un producto exitoso. Más tiempo en la pantalla, mayor dependencia a ver la pantalla y un carrusel sin fin de contenidos (buenos o malo) son los métodos para ir generando esa adicción que muchos tienen a ver de manera constante su dispositivo móvil. Addiction is money: La adicción a los smartphones (que no es necesariamente a los dispositivos sino a otras cosas) va creciendo, y esto nos dice que hay gato encerrado detrás.

Más de 2 mil 500 millones de personas en el mundo tienen smartphones, la mayoría no nos podemos desprender de ellos, no lo logramos durante juntas de trabajo, o cenas familiares; mucho menos para ir al baño (esto desde el Nokia con el juego de la viborita). Tenemos que decidir qué es lo mejor para nuestro tiempo y poder combatir el diseño que tienen nuestros dispositivos para mantenernos enganchados (engaged sería la palabra en inglés). Es por ello que me parece super valioso el video que hicieron los de Vox Media para estar conscientes de los trucos que utilizan los diseñadores de celulares para robar nuestra atención y así combatir, en cierta medida, nuestra adicción; al menos buscar tener una relación saludable con nuestro compañero de bolsillo.

Los celulares actualmente no están diseñados para ayudarnos, están diseñados para mantenernos enganchados. Es por eso que sus consejos se me hacen tan valiosos:

    • Apaga las notificaciones, excepto aquellas de cuando un humano realmente quiere contactarte.
      Principalmente: llamadas, mensajes de texto o chats de mensajería instantánea. Pero elimina esos mensajes en los que Facebook cree que quieres saber que Zutano está interesado en un evento de limpieza de pañales cerca de tu ubicación (probablemente patrocinado por #marcadepañales). Las notificaciones en realidad nacieron para ver menos el celular, eso en 2003 con BlackBerry, como solución a no estar agarrando el teléfono a cada rato para ver si ya había entrado un correo nuevo. Pero ahora cualquier aplicación manda notificaciones y eso genera emociones, ansiedad, justo como lo que hay detrás de ver las máquinas de juego en un casino. Nos llama a participar de una forma u otra. Fíjense bien cuando ya tienen toda la información en Twitter o Instagram y todavía hacen su dedo hacia abajo para que parezca que carga más contenido, como la palanca de la máquina de juegos; justo esa sensación falsa de control.

    • Quita el color de la pantalla.
      El color es clave para jugar con nosotros, y todos quieren tener colores cálidos que llamen nuestra atención. Al ponerlo todo en grises nada es más importante que lo otro, al menos en términos de lo llamativo de los colores. Reduce tu ansiedad y das el valor adecuado a lo que requieras cuando requieras. Puedes cambiar a todo de grises pasando a modo desarrollador en tu Android y seleccionando pantalla monocromática (lo malo: la cámara también se pone monocromática).

* También te puede interesar: Huawei presento su celular de 20,000 pesos con tres cámaras

  • Finalmente restringe la pantalla de inicio de tu celular a herramientas, si aplicaciones útiles (no de chismes) de uso diario.
    Que cuando desbloquees tu teléfono sean herramientas que en el momento te son de ayuda: calendario, mapas, aplicación de transporte,TodoIst, ClearFocus. Nada de lo que te jale hacia el vórtex sin fin de cosas (bottomless vortex of stuff).

Como humanos necesitamos algún tip visual que nos diga cuándo detenernos, cuando el mesero trae el tercer tazón de sopa, algo nos dice a diferencia de si el tazón se rellenara sin que nada pasara, ahí no nos daríamos cuenta de cuánto llevamos consumido.

Hay que diseñar la pantalla de nuestro teléfono para que mantengamos el control de nuestro tiempo.



(Visited 37 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *