¡Comparte en tus redes sociales!

El más conocido es la erupción rojiza en la piel, pero ese no es el primero de todos

El sarampión es una enfermedad causada por un virus muy contagioso. Se sabe que una persona infectada puede pasar el virus a otras 15 a su alrededor que no estén vacunados. Recientemente se han detectado dos casos en Perú y otro más reportado en Guatemala.




Si bien, los niños pequeño no vacunados son los que corren más riesgo de contraer sarampión y sus complicaciones, entre ellas la muerte, este puede infectar a cualquier persona que no esté inmunizada.

Síntomas

Los síntomas del sarampión son identificables. El primero de ellos suele ser fiebre muy alta, que comienza unos 10 a 12 días después de la exposición al virus y dura entre 4 y 7 días. En la fase inicial, el paciente puede presentar rinorrea, tos, ojos llorosos y rojos, y pequeñas manchas blancas en la cara interna de las mejillas.

Tras varios días aparece una exantema (erupción rojiza de la piel), generalmente en el rostro y la parte superior del cuello, que se extiende en unos 3 días, acabando por afectar a las manos y pies. El exantema dura 5 a 6 días, y luego se desvanece. El intervalo entre la exposición al virus y la aparición del exantema oscila entre 7 y 18 días (media de 14 días).

La mayoría de las muertes se deben a complicaciones del sarampión, que son más frecuentes en menores de 5 años y adultos de más de 30 años. Las más graves son la ceguera, la encefalitis (infección acompañada de edema cerebral), la diarrea grave (que puede provocar deshidratación), las infecciones del oído y las infecciones respiratorias graves, como la neumonía.

El virus del sarampión es muy contagioso y se propaga por la tos y los estornudos, el contacto personal íntimo o el contacto directo con secreciones nasales o faríngeas infectadas.

El virus presente en el aire o sobre superficies infectadas sigue siendo activo y contagioso durante periodos de hasta 2 horas, y puede ser transmitido por un individuo infectado desde 4 días antes hasta 4 días después de la aparición del exantema.

No existe ningún tratamiento antiviral específico contra el virus del sarampión.

Se estima que entre 2000 y 2016 la vacuna contra el sarampión evitó 20,4 millones de muertes. A nivel mundial, las defunciones por sarampión han descendido un 84%, pasando de 550 100 en 20001 a 89 780 en 2016.



(Visited 1,426 times, 2 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *