¡Comparte en tus redes sociales!

Si lo estas haciendo, es mejor que cambies tu forma de ser lo mas pronto posible.

Encontrar un buen trabajo es cada vez más difícil, irónicamente, perderlo puede ser bastante fácil. Si quieres tener menos probabilidades de perder tu trabajo, debes tener en cuenta algunos aspectos sencillos pero muy importantes, ¡vigílalos y no tendrás problemas!



1. Llegar tarde

Un hábito bastante común que a veces se convierte en parte de la rutina diaria. Debes prestarle mucha atención a esto si no quieres perder tu trabajo, ya que aunque a veces parece no ser tan importante, no sabes hasta qué punto estás haciendo enfadar a tu jefe.

Llegar tarde a trabajar puede dar a entender que no eres lo suficientemente responsable y que no te tomas el trabajo en serio, así que procura organizar mejor tu tiempo y te ahorrarás el estrés del afán y posibles regaños.

2. Vestir demasiado informal

 Esto depende del trabajo que tengas, pero como dice el dicho “vístete para el trabajo que deseas, no para el que tienes”.

Lo que llevas puesto dice mucho de ti y si trabajas para una gran empresa, por ejemplo, vestir demasiado informal puede ser para los demás una señal de que no te importa mucho el trabajo.

3. Tener mala higiene

Puedes ser muy inteligente, responsable y eficaz, pero si tu apariencia física es descuidada o muestra una higiene pobre, posiblemente tendrás problemas con tus colegas y tu jefe.

Procura mostrar tu profesionalidad  también en el exterior y tendrás más éxito.



 4. Hablar de más

Está bien compartir ciertos aspectos de tu vida en tu trabajo, pero ten en cuenta que menos es más, no a todos les interesa saber qué haces o dejas de hacer.

Mantén tu vida privada un poco alejada de tu trabajo y tendrás menos problemas,ya que no solo evitarás chismes y tal vez malentendidos, sinó que te permitirá concentrarte más en tus tareas.

5. Ser demasiado tímido/a

Hablar de más puede ser malo, pero no hablar también es un problema.

Mostrar timidez puede representar inseguridad y puede hacer que tu ambiente de trabajo no sea el más adecuado. Procura tener más confianza en ti mismo y en lo que haces.

6. Arreglarse en zonas públicas

Ya dijimos que la apariencia es importante en el trabajo, pero eso no significa que este bien arreglarse demasiado en las áreas públicas; aplicarte maquillaje, peinar tu cabello;  es mejor hacerlo en la intimidad del baño.

7. Ser muy informal al hablar

Está bien llevarse bien con los colegas, entablar amistades y hablarles informalmente, pero ten en cuenta que algunas situaciones, es importante mostrar un poco más de seriedad.

Si hablas con personas que están laboralmente por encima de ti, es importante no parecer demasiado relajado, ya que sin querer, puede parecer que no estás considerando la conversación como algo importante.

8. Ser desordenado/a

No dejes tus cosas por todo el lugar. Incluso si posees tu propio espacio, trata de mantenerlo ordenado y limpio; no solo te proporcionará una mejor imagen, sinó que serás mucho más eficiente y rápido.






Crédito a: SuperCurioso

(Visited 64 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *